por José Ferreira W.
el vocabulario
el cerebro
(6) Jean Baudrillard, 1997 :
sobre Arte Kinogénico
´
Nociones utiles
"Kinogenia" (neol.)
Kinogenia significa literalmente "generar movimiento" La Kinogenia es una percepción de movimiento ilusorio, un fenómeno psicofísico generado por estimulaciones particulares de las retinas y de los neuronas visuales. Es una realidad percibida que solo existe en el cerebro de aquel que la percibe. Es una de las asombrosas capacidades de las funciones perceptivas del cerebro, la de producir, bajo ciertas condiciones, una realidad aumentada sin la ayuda de ninguna droga.

• He propuesto este término en remplazamiento del que se emplea hoy todavía en los medios científicos para designar este fenómeno : dinamogénesis, el cual es inexacto (la raíz dynamo significa fuerza y no movimiento).

• El adjectivo kinogénico podrá usarse para calificar una percepción, una figura, un estímulo visual, una obra (y la corriente artística correspondiente) en los cuales se manifieste la kinogenia.

El "movimiento"  vs 
"lo movedizo"

• Conviene distinguir estos dos términos que no son exactamente sinónimos :
El movimiento designa el simple y mecánico desplazamiento en el espacio, ese mismo que la física estudia y convierte en ecuaciones y que constituye su principal campo de investigación (Galileo, Newton, Einstein).

Lo movedizo o lo moviente debe entenderse como un principio vitalista, una cualidad intrínseca de lo viviente o de elementos movedizos por naturaleza (el mar, etc.). Más que un potencial de movimiento, lo movedizo es la imposibilidad de no moverse, una indeterminación ontológica ligada al incontenible fluir del tiempo. Bergson fue sin duda el autor que mejor habló de ello. 
(1)

"Movimiento percibido"
• La expresión movimiento virtual muy usada en los medios artísticos (en oposición a movimiento real) para designar el movimiento ilusorio, es incorrecta : en el plano fisiológico, una percepción nunca es virtual, así sea ilusoria, pues resulta de la real e incesante actividad biológica del cerebro. Sería más acertado hablar de movimiento aparente, de movimiento percibido o simplemente de movimiento ilusorio.

"Observ'actor" (neol.)
• Al ser invitado, en el Arte Kinogénico, a participar activamente a ultimar la obra, con sus des-plazamientos corporales o la actividad kinogénica de su cerebro, el observador se convierte en un verdadero actor de la obra, un observ'actor.
(5) Alain Berthoz, 1997 :
Le sens du mouvement (en francés)
(4) • Kourtzi y Kanwisher (2000) :
Activation in Human MT/MST by Static Images with Implied Motion (en inglés)
• Bonnet y Lestienne
(2003) :
> Percevoir & produire, le mouvement 
  (en francés)
(3) Véase artistas : 
> Patrick Hughes
Isia Leviant
> Akiyoshi Kitaoka
Artes y neurociencias
• Las capacidades extrapoladoras del cerebro son estudiadas por las neurociencias y la psicología experimental que empiezan a entender sus mecanismos fisiológicos y psicofísicos. Las ilusiones visuales estudiadas en los laboratorios, y entre ellas las obras de algunos artistas, revelan facetas inexploradas del funcionamiento cerebral, y por esta razón los neurocientíficos de la visión se interesan de muy cerca a lo que producen estos artistas. (2, 3)

• La percepción de movimiento ilusorio puede resultar tanto de fenómenos ópticos (efectos de muaré, variación del flujo visual sobre las retinas causado por movimientos corporales o sacadas oculares), como de la actividad neurofisiológica espontánea : por ej. la simple vista de un personage en movimiento en una foto es suficiente para generar actividad en el área cortical MST (Medio-Temporal Superior), que codifica el movimiento visual y que en general solo se activa en presencia de movimiento real en el campo visual. (4).

• La percepción de movimiento ilusorio también revela la dimensión cognitiva de la percepción : experimentos han mostrado que un estímulo de naturaleza movediza (animal, vehículo, etc.) podrá ser visto en movimiento aún en casos de real inmobilidad experimental. El cerebro revela así sus capacidades propiamente proyectivas y para el gran neurofisiólogo francés Alain Berthoz, "No cabe la menor duda de que el cerebro es una máquina proactiva que proyecta sobre el mundo sus interrogaciones, funcionando como un emulador de realidad."(5)

El arte : un señuelo espiritualmente encantador
• Por su uso de la ilusión, el Arte Kinogénico es un arte lúdico y maravillante. El maravillarse nace de la simultaneidad de la percepción de la ilusión con la conciencia de su naturaleza ilusoria.

• Y cuando uno descubre que puede acceder a una realidad distinta en medio de la realidad ordinairia, que nuestra percepciónn es una reconstrucción interna del mundo y que la magia es capaz de operar en uno mismo, de que podría uno maravillarse sino de su propio cerebro, quien ha sido de todo eso el principal responsable ?

• El placer que uno siente cuando es engañado por un astuto dispositivo ilusionista que replantea la realidad de la realidad y que vuelve aparentes las capacidades extrapoladoras del cerebro es precisamente lo que Jean Baudrillard nombró el encanto espiritual del señuelo (le charme spirituel du leurre) (6).

JFW. 2010
(trad. JFW)